4 claves para elaborar buenas proyecciones financieras

4 claves para elaborar buenas proyecciones financieras
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las proyecciones financieras tienen un papel fundamental en los negocios. Ya sea para calcular ganancias, determinar el flujo de caja o hasta para atraer inversionistas, ayudan a reducir los riesgos al tomar decisiones. ¿Cómo elaborarlas de la mejor manera?

4 consejos para elaborar proyecciones financieras

No importa en qué etapa se encuentre tu negocio: debes hacer las proyecciones financieras con atención. A continuación, encontrarás cuatro consejos para no equivocarte en ese momento:

1. Proyectar a largo plazo

No puedes proyectar que tu negocio facture decenas de millones en el primer año a menos que tengas un buen motivo para ello. Para no confundir esperanza con proyecciones, debes pensar en un periodo mayor de tiempo. El fundador de la Startup Professionals, Martin Zwilling, recomienda en un artículo de Entrepreneur hacer proyecciones a largo plazo -alrededor de 5 años- para observar la evolución de las ganancias y los gastos de la compañía a lo largo del tiempo.

2. Buscar el equilibrio

Al elaborar las proyecciones financieras, debes considerar el tamaño de la empresa y el retorno que esperas lograr en cierto tiempo. Por ejemplo, si proyectas una ganancia muy baja en determinado plazo, es posible que el potencial de inversión sea bajo. Por otro lado, proyecciones muy elevadas significan riesgos más altos. Los gestores deben encontrar un equilibrio.

3. Analiza el mercado

Algunas empresas suelen ver grandes oportunidades, pero cuando elaboran sus proyecciones financieras son conservadoras al definir cómo aprovecharlas para conquistar el mercado, o viceversa. Ninguno de los extremos es bueno. Lo ideal es calcular un porcentaje razonable del mercado al que tu empresa aspira en determinado período, siempre con un criterio realista.

4. Piensa el margen de ganancias

Es importante poner mucha atención a la hora de definir tu margen de ganancia por el servicio o producto. Para no equivocarte, una buena idea es analizar los procesos de tu competencia. Un margen pequeño de ganancia puede ser una señal de competitividad para atraer nuevos negocios, pero también puede darte una expansión poco sustentable.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Todos los temas