5 consejos para adoptar mejores prácticas financieras en tu empresa

Acciones simples, como organizar la planificación financiera, pueden hacer la diferencia entre cerrar las cuentas en positivo o en rojo. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La planificación financiera es ideal para el éxito de cualquier empresa. Sin esta, el emprendedor (principalmente aquel que está comenzando) puede verse en una situación complicada, que más tarde origine la quiebra de la empresa.

Pero no siempre es posible seguir al pie de la letra las primeras ideas. Pensando en eso, reunimos algunas de las mejores prácticas financieras, flexibles y no tan rígidas, que te ayudarán al éxito de tu negocio.

Las 5 mejores prácticas financieras para tu empresa

1. Mantén pequeños lotes en stock

No sirve de nada aprovisionar tu stock con una cantidad muy grande de productos, si la salida de estos no es proporcional, principalmente para negocios que están en su fase inicial. Claro que todo empresario quiere tener una cantidad capaz de suplir grandes demandas, pero es fundamental que tenga rotación en el stock. Un buen consejo, cuando se habla de stock, es elaborar un control adecuado al tamaño de tu negocio.

2. Prepárate para diferentes escenarios

Al elaborar la planificación financiera, una buena medida es prever los diferentes escenarios que el negocio puede vivir, sea en momentos de crisis o de expansión. Así, estarás mejor preparado y difícilmente tendrás sorpresas en situaciones adversas.

3. Elabora una planilla de gastos e ingresos

Cuando el asunto es la planificación financiera, una de las mejores prácticas es elaborar una planilla de gastos e ingresos de tu negocio. Distribuye los gastos que son fijos (alquiler, sueldo e impuestos), previsibles (luz, agua, mantenimiento del stock, entre otros) y variables (imprevistos, multas o gastos con la estructura física).

Organiza estos gastos y también anota los ingresos. Registra todo, mantén esos datos siempre actualizados y controla estos índices con frecuencia. Eso facilitará el control de la información y evitará que las cuentas queden en rojo.

4. Ten cuidado con los préstamos

Si no haces los cálculos correctos al realizar la planificación financiera de tu empresa, sin especificar y organizar todos los gastos que tendrás (pago de los empleados, abastecimiento del stock, impuestos diversos, entre otros), será necesario pedir un préstamo para cubrir los gastos a corto plazo. Prográmate para evitar al máximo esa medida: algunos préstamos tienen intereses altos y un peligro extra para mantener las cuentas al día en el futuro.

Pero tampoco olvides que el préstamo, si es debidamente planeado (para un fin específico, con costo un controlado e intereses razonables) es una herramienta importante para la expansión del negocio.

5. Establece un precio adecuado para tus productos

Calcula de manera correcta el precio ideal de tu producto de acuerdo con las posibilidades. Trata de no pensar, al menos al principio, en el precio de tus competidores. Varios factores influyen en la definición del precio. Si el valor establecido para el producto no genera los ingresos necesarios, tendrás que revisar el plan de negocios. Sin embargo, si se establece un valor alto, es probable que tus productos permanezcan en las estanterías. Lo ideal es encontrar un término medio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
    Todos los temas