3 desafíos que los emprendedores enfrentan en el primer año de un negocio

3 desafíos que los emprendedores enfrentan en el primer año de un negocio
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Abrir una empresa es una tarea complicada. Incluso con una gran idea de producto o servicio y un modelo de negocio eficiente, se necesita enfrentar una serie de dificultades para superar el primer año de funcionamiento, periodo en el cual muchos emprendimientos fracasan. Conoce algunos de los desafíos más comunes que enfrentan las empresas en su primer año y aprende cómo superarlos.

No cuentes con ganancias durante el primer año

El desafío principal del primer año de un negocio se enfrenta en la parte financiera. Al principio, el emprendedor debe tener en cuenta el concepto de supervivencia, no el de rentabilidad. Los ingresos obtenidos durante el primer año, raras veces son suficientes para recuperar el capital inicial. Sin conseguir extraer de la empresa los recursos para pagar las cuentas y los compromisos diarios, el emprendedor debe tener un capital previo, suficiente para mantenerse sin los ingresos del negocio.

Haz proyecciones para el capital de trabajo, de tres, seis y doce meses, y revísalo a lo largo del año para compararlo con tu presupuesto actual y ajustar las estrategias que sean necesarias. Para superar el desafío del primer año, también es esencial escoger bien el segmento de acción (industria, comercio o servicio) y estudiar bien el mercado y la competencia que vas a enfrentar.

Establece la credibilidad del negocio

Tu empresa sólo conseguirá superar el primer año si respetas algunos principios de gestión, como permanecer fiel a la misión y cultura organizacional del negocio, tener un modelo de negocios e ingresos eficientes, etc. Pero eso no será suficiente para llegar al segundo año si la organización no tiene credibilidad en el mercado. “Cuando lanzamos la empresa, teníamos el desafío de persuadir a las personas para que nos tomen en serio, en ese momento, el concepto del negocio parecía muy bueno para ser verdad”, dijo Marc Boyan, millonario fundador de la empresa Miroma (especializada en permutas), a la revista británica AskMen: “Nuestra respuesta fue primero entregar lo que el cliente quería y sólo aceptar el pago cuando ellos estuvieran felices”, añade.

La familia no puede ser un problema

Otro gran desafío es aprender a conciliar el nuevo negocio con la familia. Puede parecer una anécdota, pero una de las principales causas de la suspensión de pagos es la dificultad de conciliar el tiempo para las actividades familiares con la dedicación que un nuevo negocio exige. Una disputa en la que, por lo general, el emprendedor termina priorizando a la familia (o el divorcio).

Para evitar este problema, conciencia a tu familia de las dificultades que se vendrán y separa siempre algunos momentos durante la semana para dedicarte a las actividades que los harán felices a todos.

Herramientas relacionadas

Estas soluciones digitales tienen relación con este artículo y te pueden interesar:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Todos los temas