Bajas laborales: tipos y casos más habituales

tipos bajas laborales

A pesar de que pasemos la mayoría de días del año trabajando, no siempre podemos estar disponibles ( o al menos no al 100%) para ejercer nuestras labores profesionales. Para este tipo de casos, existen las bajas laborales.

Una baja laboral se da cuando un trabajador no puede ejercer su trabajo por cuestiones de salud físicas o mentales así como cuidados de personas dependientes (en el caso de maternidad/paternidad). Y se considera el tiempo de baja como el tiempo que necesita para recuperar el estado de salud óptimo y acudir de nuevo a su puesto de trabajo o ejercer su actividad laboral (en el caso de que sea teletrabajo). En todos los casos, la ausencia ha de estar justificada y certificada por un médico o profesional de la salud.

Para compensar la pérdida de ingresos durante este periodo, son los gobiernos los encargados de abonar a la persona afectada una prestación por incapacidad temporal (que varía según el país donde se esté ejerciendo esta labor).

¿Qué tipos de baja laboral existen?

A grandes rasgos, las bajas laborales pueden dividirse en dos grandes grupos, dependiendo de su origen:

  1.    Bajas por Contingencias Comunes: son las que se dan cuando el empleado afectado no puede acudir a su puesto de trabajo (o teletrabajar) debido a una situación de salud provocada por un elemento ajeno al entorno laboral. Es decir, sus circunstancias son ajenas al trabajo pero le impide realizar la actividad para la que está contratado/a. Por ejemplo, una gastroenteritis.
  2.    Bajas por Contingencias Profesionales: son las que se dan por problemas de salud contraídos en el lugar de trabajo o a consecuencia de este. Por ejemplo, un accidente mientras se trabaja (o de camino al lugar de trabajo).

¿Cuáles son las bajas más comunes?

Dejando de lado las bajas por cuidado de menores (como es el caso de las bajas por maternidad o paternidad), en los últimos años, las bajas de media o larga duración más comunes son las provocadas por episodios de depresión o ansiedad. En su mayoría, originadas por situaciones de estrés laboral. De acuerdo a un estudio realizado en 2020 por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Analizando los datos estadísticos, el 59% de los profesionales sufre algún tipo de estrés en el trabajo. Y esto provoca que hasta el 30% de las bajas laborales deriven de estos motivos.

El ambiente laboral, clave para evitar las bajas y aumentar la productividad

Existen numerosos estudios que demuestran que las personas emocionalmente saludables son más productivas. Por ello, una de las claves para mejorar los beneficios empresariales es detectar a tiempo las causas que puedan provocan estrés a sus trabajadores en su ambiente laboral para poderlas prevenir y gestionar de la mejor manera posible. El impacto que tiene sobre los trabajadores es inmenso y no solo porque influye en su salud sino que acaba afectando a la cuenta de resultados de la empresa.

Como bien dice la sabiduría popular, nada da mejores beneficios que tener a los trabajadores felices.

Todos los temas