Aprende a escoger y dosificar la música de fondo en la oficina

Diversos estudios comprueban que escuchar música en el trabajo tiene un efecto positivo. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Entre el caos de la oficina – con ruidos de teclas, teléfonos, conversaciones paralelas -, puede ser difícil concentrarse en las tareas. En esos momentos, contar con música durante la jornada de trabajo es una forma de enmascarar los ruidos del local y aumentar la creatividad y la productividad de los empleados.

Conoce los beneficios de la música en el trabajo

  • Calma los ánimos en ambientes de alto estrés
  • Ayuda a aumentar la productividad
  • Eleva la capacidad de concentración
  • Promueve el bienestar general.

Como escoger la música ambiental

La música ambiental se centra en las características tímbricas de los sonidos, creando una especie de «paisaje sonoro». Si desea incorporar música al local de trabajo y no te quieres equivocar, opta por las melodías leves y tranquilas. Si prefieres, crea tu propia lista, con tus gustos.

Sin embargo, para quien quiera oír melodías aleatoriamente, sintonizar en una estación de radio que privilegia ese estilo es la opción ideal. Para quien usa apps y webs de streaming, una opción interesante es el Spotify, que ofrecen músicas para cada tipo de situación.

Oír música en el trabajo aumenta la productividad

Diversos estudios comprueban que escuchar música en el trabajo tiene un efecto positivo. Según una investigación hecha en 2012 por la profesora de terapia musical en la Universidad de Miami, Teresa Lesiuk, oír música en el trabajo puede mejorar la productividad.

El estudio fue hecho con profesionales del sector de tecnología y constató que, generalmente, aquellos que son acompañados por una música terminan las tareas más rápido. Además, los empleados tienen la capacidad de analizar mejor su trabajo.

Por lo tanto, incentivar que los empleados a escuchar música durante el trabajo, puede ser benéfico a finales del mes, sumando productividad y buen humor en la empresa.

Ni siempre la música funciona

Hay ambientes de trabajo que necesitan de mayor cautela en la elección de la música. Una tienda, por ejemplo, debe tener atención para que el sonido no sea agresivo para los clientes. El heavy metal sirve para una tienda de discos, pero no para una perfumaría. Del mismo modo, los empleados que están en contacto directo con el público no deben usar los auriculares. En este caso, en lugar de aumentar la productividad y el bienestar de los empleados, la música obstaculiza la venta.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Todos los temas