Cafetería para empleados: entérate si es la mejor opción para tu empresa

Las empresas deben analizar qué tipo de beneficio de alimentación para los empleados tiene más ventajas. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al momento de planear la estructura y los procesos de la empresa, una duda recurrente surge entre los empresarios: ¿vale la pena invertir en un cafetería para los empleados o conceder un valor extra para su alimentación?. Descubre la respuesta y cómo entra en juego: el tipo de lugar, el tamaño del establecimiento y la actividad que se llevará a cabo.

Las empresas que disponen de restaurante tienen algunas ventajas. Aumento de la productividad, reducción de retrasos e integración entre los profesionales forman parte de los beneficios. Pero vale resaltar: en algunos casos, hacer esa inversión puede no compensar.

Conoce a continuación algunos consejos útiles para encontrar la mejor opción para tu empresa. El primer paso es investigar la legislación laboral del país e identificar en qué casos la cafetería es obligatoria. Si para tu emprendimiento es opcional, es preciso hacer un análisis, poniendo los pros y  contras en la balanza.

Tres ventajas de invertir en una cafetería

Aumento de la productividad

Cuando los empleados tienen una cafetería, gastan menos tiempo en desplazamientos y pasan más tiempo en la empresa, lo que aumenta la productividad. Con la disminución del periodo de ausencia, incrementa la posibilidad de optimización de las actividades. Además de esto, cuando los profesionales permanecen en la empresa durante los horarios de las comidas, la ventaja es que hay una reducción de los retrasos al retornar de la pausa.

De acuerdo con una investigación, que incluye empresas de 47 países, hecha por la consultoría de recursos humanos Buck Consultants, los profesionales que son beneficiados con alimentación faltan 47% menos al trabajo, y aumentan en 60% la producción de riquezas.

Integración

Cuando la empresa posee un restaurante, el almuerzo es un momento de integración para los empleados. Esto contribuye a mantener buenas relaciones entre ellos, mejorando el clima en el lugar de trabajo.

Menos rotación

Ofrecer un espacio para comer, con una alimentación balanceada, trae beneficios a los empleados. Así, hay menos faltas a la empresa debido a problemas de salud y disminuye la rotación.

¿Vale la pena poner una cafetería en mi empresa?

Son tantas las opciones disponibles para el empresario que, a la hora de elegir una de ellas, surgen algunas confusiones. Los beneficios pueden ser concedidos de diversas maneras: vales de comida y alimentación; comidas listas y cafetería son los principales.

Es importante que el empresario considere el tipo de actividad que los empleados realizan, la localización y la infraestructura del sitio de trabajo. La cafetería es una ventaja para las empresas que están alejadas o donde no hay restaurantes cerca; así el tiempo de desplazamiento de los profesionales se reduce considerablemente.

Además, este recurso vale la pena para empresas que cuentan con más de 50 empleados, principalmente cuando ellos necesitan más de una comida diaria.

Sin embargo, para empresas con infraestructura limitada y que están a una distancia corta de restaurantes, invertir en un local para comidas no es la mejor opción. En este caso, lo ideal es ofrecer vales de comida acordes con el precio que cobran los establecimientos de la zona.

Otro escenario es cuando los empleados trabajan fuera del establecimiento: ahí, tener un local propio para comidas no es necesario, y las viandas son más ventajosas.

Costos

El emprendedor debe tener en cuenta que la creación de un restaurante en la empresa involucra costos. Además de invertir en la infraestructura, es necesario considerar la remuneración  de los empleados que trabajarán en el lugar donde será realizado el servicio de alimentación.

Si estás decidido a invertir, hay dos opciones. Una de ellas es la cafetería tercerizada, donde las comidas son producidas por una empresa contratada. Otra, es el restaurante propio: en este caso, la empresa es responsable por la compra de los alimentos y por contratar un profesional que prepare la comida.

Por lo tanto, para analizar si este recurso es la mejor opción para tu empresa, ten en cuenta la localización, el tipo de trabajo realizado y el número de empleados contratados. Piensa si esta inversión vale la pena o es mejor invertir en otro tipo de beneficio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
    Todos los temas