Descubre la importancia de la gestión de conflictos para la empresa

La gestión de conflictos en el ambiente laboral requiere el fomento de una cultura de diálogo. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El ambiente de trabajo no siempre es un lugar alegre. Es natural que surjan divergencias y fricciones, aún cuando todos están comprometidos en trabajar para el bien común de la empresa y para los mismos resultados. Por lo tanto es fundamental que los gestores sepan conducir una gestión de conflictos adecuada, buscando minimizar los efectos de una ebullición del ánimo. Continúa con la lectura y descubre cómo hacer esto.

Los conflictos son normales

Cuando se habla de gestión de conflictos, es preciso que el gestor comprenda que los conflictos son naturales dentro del ambiente de trabajo. De acuerdo con Eduardo Faro, director del área de consultoría en personas y organizaciones de PwC Brasil, es preciso entender la organización como un conjunto de personas que comparten algunos objetivos en común, que van más allá de sus objetivos personales. “Naturalmente, estas personas van a presentar conflictos en sus relaciones”, explica.

Pero ¿cómo manejar esta situación, cómo proceder correctamente con la gestión de conflictos? De acuerdo con el especialista, es preciso buscar mecanismos de gestión capaces de resolver estos problemas. Sin embargo, él advierte que no será posible evitar los conflictos. “Estos son inevitables. Se trata de que estos mejoren, con resultados efectivos y no con rupturas o situaciones más graves”, explica Faro.

Reconocer es el primer paso de la gestión de conflictos

Lo importante es que los gestores reconozcan que pueden solucionar situaciones complejas, pero que deben ser resueltas a favor de una expectativa mayor, es decir, los objetivos de la empresa. Según el especialista, una buena gestión de conflictos está directamente relacionada con la creación de una cultura empresarial que estimule el diálogo entre sus integrantes.

De acuerdo con Faro, esto significa que la empresa debe fomentar el cambio de perspectivas, creando ambientes en los cuales las personas puedan reunirse para dialogar. Entre estos, el especialista cita workshops, debates en grupo y reuniones para entender cómo llegar a una conclusión de estos eventuales conflictos.

“No veo muchas prácticas formales que no pasen por la cultura de que el conflicto puede ser visto e interpretado como algo positivo para la organización”, explica el especialista. De acuerdo con él, el desarrollo de habilidades como autoconocimiento y empatía puede ser adquirido a través del diálogo y ayuda en este proceso de gestión.

Faro también hace un alerta como consecuencia de una mala gestión de estos conflictos. De acuerdo con él, es preciso verificar si estos son abiertos o no, y hasta si están sobreestimados por los responsables.

Sin embargo, es preciso estar atento a los impactos tales como la baja productividad, pérdida de tiempo, gasto de energía para solucionar estas divergencias e incluso baja innovación. “Cuando tienes un proceso de gestión de conflictos ineficiente, terminas creando una organización que no es capaz de innovar, pues las personas sienten recelo de colocar sus opiniones, que muchas veces podrían quebrar paradigmas”, finaliza el especialista.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
    Todos los temas