Cómo aprovechar el potencial de las personas con discapacidad

Incluir personas con discapacidad en la empresa es una oportunidad para no desperdiciar talento. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En el mercado laboral, las personas con discapacidad encuentran dificultades para conseguir un empleo, aunque sean calificadas para los cargos por los cuales concursan. Esto sucede, en gran medida, porque las empresas no están preparadas para tratar con sus necesidades, por no poseer un programa de inclusión.

Pensar en una política que realice la contratación de personas con discapacidad es una medida que todas las empresas deben tomar. Los gestores responsables por el reclutamiento necesitan estar aptos para percibir el potencial de estos individuos y tomar medidas para que su adaptación en el ambiente de trabajo sea de la mejor manera posible. Continúa con la lectura y descubre cómo incluir estos profesionales en el mercado laboral.

Inclusión de personas con discapacidad

El proceso de inserción de personas con discapacidad en la compañía involucra diferentes momentos de preparación, que van desde el entrenamiento de personal hasta la adaptación de los espacios de trabajo. Conoce cuatro temas fundamentales para el programa de inclusión.

1. Proceso de reclutamiento

Analizar el proceso de reclutamiento es un paso importante para incluir profesionales con algún tipo de discapacidad en la empresa. Inicialmente, es preciso abrir vacantes a las cuales esas personas puedan postularse, esto se debe hacer no sólo por cumplir la ley, también como una práctica valorada por la corporación.

Después, durante el proceso selectivo, los reclutadores deben evaluar a los candidatos con discapacidad con los mismos criterios utilizados para los otros, analizando habilidades y desempeño profesional. Es preciso tener en cuenta que la limitación física no es el factor que determina la cualificación de los individuos.

2. Oportunidades y capacitación

Al contratar un empleado que posee alguna discapacidad, es fundamental conceder oportunidades de trabajo dignas para él en la empresa, de acuerdo con sus cualificaciones. Esto sin olvidarse de ofrecer la capacitación y entrenamiento convenientes para el profesional.

Es importante que el gestor no subestime las potencialidades del profesional y tenga conciencia de que él debe desempeñar la función a la cual se postuló, en vez de realizar tareas que puedan desperdiciar sus conocimientos.

3. Entrenamiento de gestores y equipo

Para recibir personas con discapacidad en la empresa de manera adecuada, tanto el gestor como el equipo deben estar preparados y sensibilizados para tratar con la inclusión y relacionarse bien con los nuevos empleados. Por eso, es esencial que el entrenamiento de estos profesionales esté en la lista de tareas de recursos humanos.

Es preciso tener en cuenta que los profesionales no están preparados para la inclusión de personas que tienen alguna discapacidad, esto generalmente ocurre por falta de contacto y experiencia en esta circunstancia, y no por falta de voluntad. Por eso, el entrenamiento de los gestores y del equipo debe ser constante para realizar un cambio cultural en la empresa.

4. Adaptaciones físicas y tecnológicas

El proceso de inclusión también involucra inversiones en infraestructura en el ambiente de trabajo. Es preciso adaptar los espacios de la empresa para recibir empleados con diferentes discapacidades, ya sean visuales, auditivas o de locomoción, por ejemplo.

Para facilitar el día a día de personas con discapacidad en el trabajo, es importante disponer de rampas y baños adaptados para las sillas de ruedas, mesas ajustadas, señales sonoras, instrucciones en braille en el ascensor, si la empresa tiene más de un piso. Es decir, todo lo necesario para la accesibilidad.

Además, cabe resaltar la necesidad de adecuar los equipos tecnológicos, entre ellos los ordenadores, con recursos que posibiliten el trabajo de estas personas; adaptaciones visuales y sonoras, por ejemplo.

Programa de inclusión

Elaborar un programa de inclusión de profesionales con discapacidad, además de ser un desafío, es una inversión esencial para las empresas, pues sin este algunos talentos pueden ser desperdiciados. Es preciso pensar en los puntos citados arriba, entre otros factores, con mucha seriedad y comprometiendo a todo el equipo.

Sin embargo, desarrollar el plan no es suficiente: es fundamental evaluar el programa de inclusión constantemente, repensando los procesos conforme sea necesario.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
    Todos los temas