6 consejos para tratar con el chargeback

El Chargeback es un problema para las empresas que trabajan con tarjetas de crédito y débito. Foto: iStock, Getty Images
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Para los que  tienen un negocio online que trabaja con tarjetas, el chargeback es un verdadero dolor de cabeza, aún más cuando la empresa no está preparada para tratar con el tema. Si estás abriendo un e-commerce, garantiza que este no sea tu caso.

Qué es chargeback

El chargeback se dá cuando el consumidor cancela una compra realizada con tarjeta débito o crédito. Es un problema que se origina por dos motivos principales: el titular de la tarjeta no reconoce la transacción o la operación incumple reglamentaciones previstas en contratos de administradoras de tarjetas. Hay otros dos motivos de  los que los comerciantes online deben estar atentos: fraudes e insatisfacción del cliente.

Seis consejos para evitar el chargeback

Todos los casos mencionados arriba tienen un resultado en común: la venta se realiza, pero posteriormente la empresa tiene que devolver el dinero. A continuación, conoce seis consejos para minimizar los riesgos de chargeback en tu negocio.

Utiliza un nombre conocido

Uno de los motivos para cancelar la transacción por parte de los clientes es el no reconocimiento del nombre en el cobro que aparece en la factura de la tarjeta de crédito. Esto ocurre cuando el nombre legal de la empresa es diferente al nombre que aparece en la web. Es posible utilizar un término más conocido en la descripción que aparece en la factura, y no la razón social.

Siempre disponible

Algunos clientes emiten un pedido de chargeback y no reconocen un cobro, pero otros disponen de tiempo para investigar sobre el origen de este. Para ayudar en esto ponte a disposición para responder y ofrecer opciones fáciles y rápidas de contacto.

Detalla bien tu producto

La mejor forma de evitar pedidos de chargeback por insatisfacción del cliente es evitar que quede insatisfecho. Parece simple, pero no es. Requiere que la descripción de los productos y servicios estén muy bien hechos y especifica exactamente lo que el cliente está contratando, para que no pueda alegar que fue sorprendido negativamente.

No cubras periodos de pruebas

Una práctica muy común en el ámbito online es la oferta de periodos de prueba gratuitos por servicios. Pero, muchos de estos piden los datos de la tarjeta de crédito al inicio de la operación y, al concluir la prueba, comienzan a cobrar automáticamente al consumidor que no canceló el servicio, lo que causa trastornos para quienes no deseaban pagar por el producto y también para el negocio, que tendrá que manejar los pedidos de chargeback.

Para evitar problemas, si ofreces pruebas, deja la opción de cobro al final y verifica que tus clientes son aquellos que desean usar tus productos, no los que se olvidaron cancelar el cobro.

No prometas cosas imposibles

Este punto es claro. No exagere en las promesas. Por ejemplo, no ofrezcas un contrato vitalicio, pues nunca se sabe cuando cambie el rumbo del negocio.

Ofrece reembolsos

Ya que a través del chargebacks tus clientes podrán recibir reembolsos de una manera u otra, establece una política clara y pertinente para el área y evita el desgaste de imagen generado por un problema innecesario.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
    Todos los temas